6.3.07

las pequeñas memorias


el otro día vi una entrevista a José Saramago hecha por Sánchez Dragó sobre las pequeñas memorias de un ser tan humilde como fascinante, este escritor luso a quien tanto admiro (una de mis 4 eses *ases*). don José no sabe que le conozco, pero lo va a saber en un próximo viaje.

mañana quiero ir a comprar este libro para que mi padre pueda leerlo. desde que ya no puede andar más allá de unos metros desde la puerta de casa, desde que ha decidido -con la sabiduría que dan los años- que ya pocas cosas importan, desde que se entrega a la corriente, desde que se entrega... (se está entregando... a la espera... al final, cada vez más cercano...) su mayor esfuerzo lo realiza leyendo por las mañanas libros de autores desconocidos de su misma edad que yo voy editando, historias de pueblo, de aquellos años del hambre, anécdotas de seres tan llanos y abruptos como la naturaleza misma, cosas del campo y de otro tiempo, cuando no existía siquiera la electricidad. mi rabia es que no son historias bien escritas ni con una mínima calidad redactora -la literaria, ni se atisba-.

así que estas memorias de Saramago, uno de mis 4 eses *ases*, estoy seguro que van a calar en su piel arrugada como la corteza de los olivos que abrazaba el abuelo de don José un día antes de morir, llorando, despidiéndose de tanta belleza, y le van a traer el recuerdo más grato de aquellos años tan duros y tan felices de la vida ya pasada. porque, como dijo la abuela de don José antes de morir, sentada en los escalones de la vieja casa en el campo, mirando las estrellas, el mundo es tan bello y yo tengo tanta pena de que él un día no pueda disfrutarlo...

5 comentarios:

Nana dijo...

Seguro que le encanta y su sonrisa será su forma de darte las gracias. Precioso.
Un beso

Cocò Masel dijo...

¿Dónde te metes? Llevo noches tentada a proponerte indignas sesiones literarias. ¿No te habrás marchado ya a visitarle? Quería haberte dado un libro para q me lo firmara... "A la mujer que no pierde la vista en la epidemia".

Pau dijo...

Saramago no es de mis favoritos, aunque he de reconocer que tampoco le he dado grandes chances porq poco lo he leído, con lo cual es mi error y espero, en algún momento, remediarlo.

Lo q me batió un poco las sensaciones fueron tus imagenes. Tenes un modo suave y digno de relatar en imágenes.

Eso es lindo,

Katrina dijo...

Oye,
A MÍ no me emociones...

***

Que me da miedo que pase el tiempo, ¡cohone!

Autentiquísimo.

caramelosdemora dijo...

si esa es la situación, busca La Amortajada, de Maria Luisa Bombal... a lo mejor te cuesta tiempo encontrarla en alguna librería... pero es increible. Es una escritora chilena que, desgraciadamente, no es nada conocida...